ULCERA ESTOMACAL, LO QUE DEBEMOS SABER

ULCERA ESTOMACAL

El estómago está protegido por una mucosa que cuando está bien, actúa como una capa que evita que se dañe debido a los ácidos que este mismo produce en el proceso de la digestión. Si perdemos esta protección se producen en nuestro estomago dolores, ardores y una sensación de acidez que suelen ser muy molestos además de variar la ingesta de alimentos que normalmente tenemos. Esta situación también nos puede producir sensación de nauseas y vómitos en algunos casos.

Durante mucho tiempo se pensó que la ulcera estomacal era producida por una determinada cantidad de alimentos no adecuados incluidos en nuestra comida diaria, lo que generaba un diagnostico que consistía en dietas especiales y muy restrictivas, aumentando el malestar en las personas que sufrían de este mal. Actualmente se ha detectado en la mayoría de los casos de este trastorno gástrico, la presencia de la bacteria Helicobacter pylori como causante de los síntomas. Era también antes muy usual derivar al paciente a sala de operaciones para hacerle una intervención quirúrgica con el objetivo de curar estas heridas en el estómago.

Actualmente se ha sustituido la intervención quirúrgica en la gran mayoría de los casos, por un tratamiento con antibióticos. También se aplica la dieta especial pero solo el tiempo que dure el tratamiento y hasta que se logre la cicatrización de la ulcera.

Durante el tratamiento se deben evitar todos esos alimentos que contribuyan a aumentar la acidez en el estómago: cítricos, salsas a base de tomates, comidas altas en condimento o muy grasosas, uso de mucha sal, alcohol, bebidas gaseosas, alimentos pre cocinados o enlatados, café, té, chocolates etc.

Es importante el modo de preparación de los alimentos que sí se pueden incluir en la dieta:

  • Carne: lo mejor es limitarse a la carne magra (pollo, pavo, cerdo, etc.), y hacerla a la plancha o cocida, eliminando previamente la grasa y la parte fibrosa magra.
  • Pescado:el blanco (merluza, rape, bacalao, lenguado, lubina, etc.) tiene menos grasa que el azul (sardina, corvina, caballa, etc.). Debe prepararse a la plancha o hervido.
  • Huevos:sólo cocidos o en tortilla.
  • Verduras:se deben evitar aquéllas que producen flatulencia: col, coliflor, repollo, cebollas, etc. Los expertos señalan que es mejor hervirlas que comerlas crudas, pues en algunos casos las ensaladas pueden ser perjudiciales.
  • Frutas: todas menos los cítricos.
  • Lácteos:pocos y desnatados. Los quesos frescos o, como mucho semi curados.
  • Cereales, patatas y legumbres: se deben preparar cocidas, pero con ausencia total de alimentos grasos (carne y embutidos). Hay que evitar las que producen flatulencia (garbanzos, alubias, etc.

 

La dieta especial durara según prescripción médica, luego de la mejoría podremos ir adicionando paulatinamente a nuestras comidas aquellos alimentos que se nos quitaron, lo importante es tener en cuenta que cuanto más sano comamos de mejor calidad de vida gozaremos obteniendo así bienestar y una vida sana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *