TEORÍA DEL AMOR TRIANGULAR

TEORIA DEL AMOR

Las relaciones entre personas son una de las razones más habituales de comenzar un proceso de compartir nuestras vidas y dentro de éstas las relaciones amorosas ocupan un porcentaje muy importante. Tratar el amor siempre es complicado puesto que conlleva muchas emociones que a veces tienen sentido contrario y además cada persona lo puede ver de diferente manera. Afortunadamente un Psicólogo estadounidense Robert Sternberg hizo la teoría triangular del amor que a veces se utiliza para poner un punto racional de inicio a partir del cual empezar a trabajar sobre las relaciones. Hoy hablamos del amor, lo primero que tenemos que aclarar es que la teoría triangular del amor de Steinberg se refiere a las relaciones amorosas entre dos personas, uno de los múltiples tipos de amor que existen, aun así, es posible abstraerse de esa premisa y extenderla a casi cualquier tipo de amor entre personas. Según Steinberg el amor tiene tres componentes que los vamos a poner como los vértices de un triángulo: el primero es la intimidad y se define como el sentimiento de cercanía, unión y afecto hacia la otra persona, es querer mantener una relación íntima con otra persona sin que medien y esto es importante, pasión sexual ni compromiso a largo plazo. El segundo es la pasión, ese estado de excitación mental y física caracterizado por un fuerte e impetuoso deseo sexual por la otra persona. El tercero es el compromiso, que hace referencia a la relación de compañerismo sin que haya ni pasión ni intimidad de por medio. Cada uno de los lados que unen los vértices definen un tipo de amor en el que falta uno de los tres componentes. El lado que une pasión e intimidad, por ejemplo, es el amor romántico, representa una relación amorosa en la que las personas se atraen física y emocionalmente, pero ese sentido de unión y compenetración no va acompañado de compromiso, es un tipo de cariño como cuando nos sentimos atraídos por alguien y pensamos será ésta la persona de mi vida y nos disponemos a descubrirlo. El lado que une intimidad y compromiso es el amor de compañero, que combina sentimientos de profundo cariño, compromiso a largo plazo y ternura, es el que solemos sentir por aquellas personas con las que llevamos conviviendo un tiempo, como los miembros de nuestra familia o compañeros de piso que nos caen bien y con los que no tenemos ningún tipo de deseo sexual. Por último, el lado que une la pasión y el compromiso es el amor fatuo, un tipo de relación en la que no ha pasado el tiempo suficiente para que se desarrolle la intimidad, aunque si se ha establecido ya un compromiso, sucede cuando hay una compenetración sexual tal que quiere seguir viendo y relacionándote con esa persona el resto de tu vida. Cuando sólo hay uno de los tres componentes también se define un tipo de amor concreto, por ejemplo, aquel en el que solo hay pasión sin compromiso ni intimidad, es el amor apasionado claro, es un amor ilimitado en el tiempo quizás más exactamente una primera fase en una relación, que suele evolucionar a un amor de compañeros cuando se van integrando los otros componentes si esa relación dura. Cuando lo único que hay es compromiso estamos en el caso de un amor vacío, una relación superficial carente de pasión e intimidad una especie de amor platónico. Ya habrás supuesto que cuando se dan los tres componentes con una intensidad equivalente tendremos un amor equilibrado que se llama amor pleno. Una aportación más de esta teoría es que el amor sea del tipo que sea, no es estático, sino que cambia constantemente. Steinberg llega a plantear incluso una evolución tipo del amor según pase el tiempo, así una relación podemos decir que comienza cuando ya hay algo de intimidad y compromiso no antes. La intimidad se desarrolla gradualmente conforme avanza la relación y puede continuar siempre creciendo, aunque ese crecimiento se va enlenteciendo según avanzan las etapas. La pasión que es muy intensa al principio y crece de forma vertiginosa pasa por una fase de estabilización y suele disminuir posteriormente hasta llegar a niveles moderados. Y por último el compromiso se incrementa más lentamente que la intimidad en un principio y se estabiliza cuando llega a un equilibrio entre lo que se da y lo que se obtiene en la relación. En tu caso, en tu relación qué componente del triángulo consideras que es más intenso, en este momento cuál es el de menor intensidad, ahora reconoces esta evolución que propone Steinberg. En tus relaciones ¿qué componente te gustaría mejorar o en tu relación amorosa actual?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *