MANUAL MEDICO PARA EL CUIDADO DE LA PIEL

LA PIEL

Presentamos este manual médico con los consejos y cuidados para tener una piel perfecta. Aquí encontrarás los mejores consejos y trucos para mejorar la apariencia y la salud de tu piel. Sabemos que quieres tener una piel perfecta, sin tantos rodeos.

Cada vez que hagas un cambio en los hábitos de tu piel, debes mantenerlos un mínimo de dos meses para ver resultados. No te desanimes si luego de una semana no ves cambios. Esto ocurre porque las células de la piel se regeneran en promedio cada cuatro semanas. La única razón por la que deberías suspender un producto o un hábito, es porque notas alguna reacción desfavorable o porque ya han pasado dos meses y no has notado ninguna mejora. Aquí la rutina:

Cuidados básicos de la piel

Hay una tendencia a usar productos por recomendación de amigas o por comerciales, sin ser realmente conscientes del efecto que tienen. Nuestra recomendación inicial es que empecemos de cero, suspende todos los productos que uses sobre tu piel y sigue estas recomendaciones al pie de la letra. En esta ocasión no vamos a hablar sobre el cuidado del pelo,  pero ten en cuenta que muchos de los productos que aplicas sobre tu pelo caen sobre tu piel, sobre tu cara y sobre tu espalda, y al no retirarlos adecuadamente, pueden ser la causa de muchos problemas en tu piel. Desde este momento piensa en todos los productos que tocan tu piel, así sea de forma indirecta, para ver cuál te puede estar afectando.

Limpieza

Entre más limpies tu piel, más daño le estás haciendo. Ten en cuenta que en la piel tenemos gran cantidad de bacterias y microorganismos buenos que hacen parte de la barrera de defensa de nuestro cuerpo. Con el exceso de limpieza se alteran estos microorganismos y la piel se reseca, lo que abre la puerta a múltiples enfermedades. No te estamos diciendo que no te bañes, un baño una vez al día puede ser más que suficiente. De hecho, hacerlo todos los días puede llegar a ser perjudicial para algunas personas. Por ejemplo, los que tienen piel reseca, pero tampoco queremos que salgas oliendo mal de tu casa. La solución es simple, usa siempre agua tibia porque los extremos en la temperatura son perjudiciales para la salud de la piel. Además, asegúrate que la duración sea la menor posible, si puedes bañarte en menos de cinco minutos, mejor para tu piel. No te sientas mal por un día que otro que no te bañes, no lo tomes como un día de suciedad, tómalo como un día para la salud de tu piel. Además, ahorras agua. Nunca uses  esponjas, estropajos, ni nada abrasivo ya que puedes romper la barrera de protección de tu piel, además, son un cultivo de hongos y bacterias que te pueden causar enfermedades. Siempre frota suavemente con tu mano, así tengas lesiones que crean que van a desaparecer con frotarlas hasta la muerte. Entre más dura seas con tu piel, más irritada y más propensa a lesiones va a estar. Los siguientes consejos te pueden servir para escoger un jabón para tu piel: Si el empaque dice jabón antibacterial, mata el 99% de las bacterias, automáticamente sácalo de tu carrito, esos jabones usan productos químicos que son muy fuertes para tu piel y en muchos casos usan sustancias prohibidas y que pueden afectar tu salud. Prefiere los jabones libres de fragancias. Un jabón de pH neutro tiende a ser más gentil con tu piel. Lo difícil con este punto es que no todos los jabones dicen su nivel de pH, sin embargo, se pueden adquirir kits para medir el pH por precios muy bajos. Usa jabones libres de aceite y alcohol. Es importante retirar el jabón con abundante agua, ya que los residuos podrían hacerte daño, entre menos jabón uses, mejor. Por lo general, la piel de la cara está más expuesta y tiene características diferentes a la piel del resto del cuerpo. Por esta razón, es buena idea escoger un jabón especializado en rostro. De acuerdo con tu tipo de piel, puedes necesitar más o menos lavados diarios. Si tu piel se ve brillante y tu la sientes grasa puede que te convenga  realizar un lavado en la mañana y otro antes de acostarte. Sin embargo, algunas personas pueden presentar resequedad e irritación cuando lavan su cara dos veces al día, por lo general, más de dos lavados al día no son recomendables. Si realizas ejercicio físico intenso es importante que te laves la cara al terminar. 

Lavándome la cara

Reviso la temperatura del agua para que sea tibia, humedezco muy bien mi rostro, aplico un poco de jabón en mis manos y con mis dedos lo aplico en el rostro, luego lo retiro con abundante agua, nota que en todo momento hay que hacerlo muy suave. Seco sin frotar, usando una toalla limpia y exclusiva para la cara, la única parte del cuerpo que usted debe lavarse varias veces al día son sus manos ya que al tenerlas sucias aumenta el contagio y la transmisión de enfermedades gastrointestinales. Recuerda siempre usar un humectante luego de cada lavado.

Hidratación

Una piel hidratada es una piel saludable, tan pronto acaba el lavado, la piel pierde humectación rápidamente. Por eso es importante aplicar inmediatamente una crema hidratante, sin importar tu tipo de piel hay que aplicar una crema humectante. Hay personas con piel grasa que no humectan su piel por temor a verse más brillantes, pero muchas veces la cantidad de sebo disminuye cuando la piel está bien hidratada. Lee la letra pequeña de los envases, usa productos que digan no comedogénicos, esto significa que tienen menor probabilidad de causar comedones (espinilla o barro). Prefiere las cremas libres de fragancias, que tienden a ser más gentiles con la piel. Las cremas que contienen ceramidas son excelentes hidratantes.  Por lo general, es mejor idea usar un hidratante diferente para el cuerpo y otro para la cara, no solo porque los componentes son diferentes, sino porque los hidratantes faciales son más costosos y al final no va a ser rentable para ti usarlo en todo el cuerpo. Usa una pequeña cantidad, espárcela bien, aplícala suavemente y déjela secar.

Protección

Parte vital del cuidado de la piel es la protección solar, todos los pacientes quieren saber cómo evitar las manchas, prevenir las arrugas, atrasar el envejecimiento, tener un tono uniforme de la piel. Bueno, la solución que más agradecerás toda tu vida, es usar un protector solar varias veces al día, incluso así no esté en la playa, en los días oscuros e incluso en el invierno. Los siguientes consejos te ayudarán a escoger un protector solar apropiado: Usa bloqueadores con protección mínima de  SPF prefiere los bloqueadores resistentes al agua, usa bloqueadores solares no comedogénicos. El bloqueador debe decir que protege contra los rayos UVA y UVB o que diga de amplio espectro. Al igual que con los humectantes, puede ser mejor idea tener un bloqueador para la cara y otro para el cuerpo. Escoge bloqueadores libres de aceites para evitar el aspecto brillante en tu cara, no combines tu crema hidratante con protector solar. Luego del baño, aplícate tu crema hidratante, espera un tiempo prudencial y cuando vayas a salir aplícate el protector solar. Algo más práctico puede ser usar una crema hidratante que contenga protección solar. Nuestro consejo es que no te compliques y no compliques tu economía, hay productos dermatológicos muy costosos, pero no siempre lo más caro es lo mejor. Cuando vayas a comprar estos productos lee detenidamente las etiquetas con los consejos que te dimos anteriormente y escoge algo que se adecue a tu bolsillo. Como parte de esta rutina es importante que cambies por lo menos una vez a la semana o incluso más seguido, la funda de tu almohada. Los estudios se contradicen sobre si tomar mucha agua es bueno o no para la piel, sin embargo, hemos visto una mejora en muchas de las funciones de nuestro cuerpo, incluyendo el aspecto de la piel cuando tomamos bastante agua todos los días, por lo menos un litro y medio al día. En un comienzo te recomendamos dejar de usar maquillaje, esto con el fin de desintoxicar tu piel y para asegurarte que no sea este el culpable de tus problemas de piel. Si lo anterior no es una opción, te recomendamos que utilices la menor cantidad posible, que lo retires apenas puedas o incluso antes de dormir y que compres maquillaje a base de agua, libre de aceites y que sea no comedogénico y por último haz  todo lo posible por no tocar tu cara durante el día. Obviamente un estilo de vida tranquilo, feliz y saludable se verá reflejado en tu piel. La razón es que las hormonas que se liberan durante el estrés causan inflamación y a la larga son el inicio de múltiples enfermedades más allá de tu piel. La felicidad, la tranquilidad, los orgasmos y dormir bien tienen un gran impacto sobre la salud de tu piel.

El sol

No sabes cuánto daño nos puede hacer el sol, no solo para tu piel, sino también para tu salud. Pero hay un problema, así como nos puede hacer daño, también es fundamental para la vida. Por ejemplo, la exposición a la luz solar regula nuestro ciclo sueño-vigilia. Muchas personas no duermen bien por no exponerse desde temprano a la luz solar, además, hay otro beneficio fundamental y es la producción de vitamina D, sin luz solar sus niveles de vitamina D caerán considerablemente, afectando tu salud en muchos aspectos, desde problemas en la absorción del calcio en los huesos, hasta depresiones severas. Por otro lado, el daño en la capa de ozono nos expone peligrosamente a los rayos solares, es cierto que muchas veces escuchamos que cualquier cosa produce cáncer, pero deben creernos que sobre este punto no hay duda. La probabilidad de desarrollar un cáncer de piel aumenta considerablemente en las personas que se exponen frecuentemente al sol. ¿Te has acostado en verano a tomar el sol? ¿Prefieres el color “canela”? Pues piénsalo nuevamente, porque esta exposición es la culpable de un gran porcentaje de cáncer de piel. Es preferible que aceptes tu color de piel tal y como es, a tener que padecer las terribles consecuencias a las que te pueden llevar un cáncer de piel por tener un color “canela”. Broncearse siendo joven aumenta en un gran porcentaje las probabilidades de desarrollar cáncer más adelante en la vida. Evita la exposición directa al sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde. Puede exponerte  al sol fuera de este horario usando de forma correcta el bloqueador solar y sin hacerlo por tiempo prolongado. Entonces dirás, voy a una cámara de bronceo y solucionó el problema. Cuidado, porque las cámaras de bronceo pueden llegar a ser hasta más peligrosas que la exposición al sol porque concentran los rayos ultravioleta. Si no logras aceptar tu color de piel, la mejor solución es usar una crema bronceadora moderna. No sólo se ha demostrado que tienden a ser más seguras, sino que además las nuevas cremas en el mercado dan como resultado tonos de piel más naturales. Las personas que siguen estos consejos al pie de la letra, se sorprenden con la nueva apariencia de su piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *