LA OMS LANZA UN PLAN DE COOPERACIÓN GLOBAL SIN PRECEDENTES PARA COMBATIR EL CORONA VIRUS

ESTUDIO VIRUS
VACUNA

El mundo ha quedado a la merced de la pandemia del coronavirus. Un centenar de países luchan por salvar la mayor cantidad de infectados en los hospitales al mismo tiempo que en sus laboratorios se movilizan para encontrar la vacuna del virus. Pero, con más de 2.700.000 casos en todo el planeta, ha quedado claro que enfrentarse en solitario no es eficaz ni rentable para ninguna nación.

Es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con varios gobiernos e instituciones internacionales y actores de la salud, ha lanzado este jueves su iniciativa de cooperación global bautizada “ACT Accelerator”-accelerator). Un programa que tiene como objetivo acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a los diagnósticos, tratamientos y vacunas para la Covid-19.

La principal motivación -o temor- de la OMS ha sido la carrera de los laboratorios por encontrar la tan esperada vacuna. La entidad internacional quiere que con esta colaboración se extienda los puentes entre el sector público y privado, y así evitar una guerra de precios que deje a los más desfavorecidos “fuera del carril”.

 

 

“La experiencia del pasado nos muestra que incluso cuando tenemos a disposición las herramientas, éstas no han estado al alcance de todos en igualdad de condiciones y esto no lo podemos permitir”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Una ambiciosa alianza respaldada por la Unión Europea

Tras la presentación del programa por videoconferencia se conoció que gobiernos de Europa, Latinoamérica, África y Asia, así como entidades que federan a productores de fármacos en todo el mundo confirmaron su participación a lo que podría ser la cooperación más grande y ambiciosa del siglo.

Tedros aseguró que también se toman en consideración a los países de menores ingresos para otorgar el acceso a los test de diagnóstico y tratamientos contra el coronavirus.

“No se necesita una vacuna y tratamientos para un país, una región o la mitad del mundo, sino una vacuna y un tratamiento que sean asequibles, seguros, eficaces y fáciles de administrar y que estén universalmente disponibles para todos, en todas partes”, dijo a su vez el secretario general de la Naciones Unidas António Guterres.

En su intervención desde Madrid, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, subrayó que el acceso a tratamientos y vacunas eficaces en todos los países es ineludible porque “mientras haya personas afectadas por la COVID-19 en cualquier lugar del mundo nadie estará seguro”.

“Mi país está comprometido en hacer todo lo que se requiera para evitar que algo similar vuelva a ocurrir, ya sea en España o en cualquier otra parte de mundo. Creemos que la solidaridad y el multilateralismo son el único camino hacia adelante”, agregó Sánchez.

La presidente de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, reafirmó el compromiso del bloque regional y ofreció detalles en cifras.

“El 4 de mayo lanzaremos un esfuerzo global de compromiso. Ese día también anunciaremos las próximas etapas de una campaña mundial. Esta campaña es para iniciar un reabastecimiento gradual y continuo. El objetivo es recaudar 7,5 mil millones de euros para intensificar el trabajo de prevención, diagnóstico y tratamiento”, dijo la política alemana.

VIRUS

 

Estados Unidos y China, los grandes ausentes

Esta enorme tarea necesitará una cooperación mundial probablemente nunca antes vista, incluyendo países que hoy en día no están en los mejores términos diplomáticos.

“Espero que podamos reconciliar con esta iniciativa conjunta a China y los Estados Unidos porque la lucha contra COVID-19 es un bien común de la humanidad y no puede haber ninguna división para ganar esta batalla”, dijo el mandatario francés Emmanuel Macron.

Fue notorio que en el lanzamiento del “ACT Accelerator” no participara China, epicentro del coronavirus y que ha aportado ayuda a países muy golpeados por la pandemia luego de haber superado lo peor en su propio territorio.

También estuvo completamente ausente Estados Unidos, luego de las graves acusaciones del presidente Donald Trump contra la OMS, por supuesta mala gestión de la pandemia y encubrimiento de China, argumentos con los que ha justificado su decisión de recortar todos los fondos que su país destinaba a la institución.

En este contexto, el lanzamiento del plan de la OMS permitió que líderes de todo el mundo manifestaran su respaldo explícito a la organización, a su director general y a la forma como coordina los esfuerzos internacionales contra el coronavirus.

La canciller alemana Angela Merkel prometió su apoyo a todos estos esfuerzos y dijo que vacunas, tratamientos y test deben ser considerados “bienes públicos” para ser producidos y distribuidos en todas las regiones del mundo.

Los mandatarios de Ruanda, Malasia, Arabia Saudí, así como la presidenta de Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, entre otros, se unieron a la iniciativa, que tendrá como uno de sus apoyos más sólidos a la Fundación Bill y Melinda Gates, que está entre los primeros contribuyentes al presupuesto de la OMS desde hace años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *