EL ÁCIDO LÁCTICO EN NUESTRO CUERPO

ACIDO LACTICO

Durante una rutina de ejercicio y al terminarla, es normal sentir fatiga y agotamiento, estos síntomas se producen por varios factores pero uno de los mas importantes es debido al famosos ácido láctico.

En este articulo te informaremos como funciona y lo mas importante, como reducirlo para poder mejorar tu rendimiento en el deporte que practiques, evitando así esa sensación de cansancio a la hora de practicar nuestras rutinas de deporte favoritas.

El ácido láctico se produce principalmente en las células musculares y en los glóbulos rojos cuando descompone carbohidratos en condiciones de niveles bajos de oxígeno. Es decir, es una fuente de energía para el cuerpo humano. también conocido como lactato (erróneamente) o hidroxipropanoico.

Los deportes que requieren esfuerzo en espacios cortos de tiempo pero muy intensos (anaeróbicos), como la gimnasia, la natación en distancias cortas o las carreras de velocidad, se convierte en ese “turbo” que necesita el cuerpo para dar más de sí, y en actividades físicas de larga duración y mayor intensidad, esta sustancia se produce más rápidamente y logra que el cuerpo tenga más energía. El éxito del ácido láctico en una carrera de largo aliento depende de saber repartirlo adecuadamente en el organismo, ya que la acumulación en una zona particular puede producir una sensación de ardor en el músculo.

Si tenemos el acido láctico alto hay formas de reducir su cantidad y concentración para que no nos afecte el rendimiento al momento de hacer deporte, y la manera de hacerlo es justamente entrenando. Y en caso de acumulación, acostumbrar a los músculos que lo soporten de una forma efectiva, para que de esta manera no nos afecte negativamente en el buen rendimiento de nuestro cuerpo.
Para lograr correctamente el acondicionamiento de los músculos hay que tener muy presente el llamado umbral de lactato, que es el momento en el cual el ácido láctico empieza a acumularse en la zona del cuerpo en donde se esta teniendo mas exigencia en el deporte, es en este momento en que empezamos a sentir cansancio y fatiga.

Para poder retrasar este momento y mejorar el umbral es cuando se debe aplicar un entrenamiento intenso, pero en espacios cortos de tiempo, de esta manera vamos acostumbrando a los músculos a que puedan tolerar mejor la presencia del acido y logrando que nuestro propio metabolismo se encargue de su adaptación.

Normalmente las personas que no realizan entrenamiento o ninguna actividad física tienen un umbral considerablemente menor que el de las que tienen un entrenamiento continuo o rutinas de ejercicios diarias.

Otra manera de evitar la acumulación del acido lactico es con la alimentación:

  • Tomar agua y durante el entrenamiento, lo podemos hacer con zumo de limón para aportar un componente alcalino.
  • Alimentos que contengan vitamina B.
  • Comer alimentos más alcalinos, como fruta, verduras, almendras, semillas de calabaza, girasol y lino. También aceite de oliva.
  • Aumentar el consumo de magnesio como por ejemplo: espinacas, acelgas, coles, sésamo, algas marinas o legumbres, entre otros.

Hagamos ejercicios y logremos superar cualquier barrera permitiéndonos tener una vida sana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *