COMO VOLVER A COMER SALUDABLE EN 7 DÍAS

SALUDABLE

Todos nosotros hemos roto nuestra dieta al menos una vez en la vida y sabemos que volver a retomarla es una tarea difícil.

Primero que nada, no te estreses tanto al respecto, puedes hacer el cambio que deseas en cualquier momento. En segundo lugar, con algunos pequeños cambios puedes volver fácilmente a tu rutina y olvidarte de los errores que cometiste en el camino. Para ello, es fundamental que tengas diferentes objetivos en mente, hábitos saludables y darte la oportunidad de estar orgulloso de tu progreso.

Por ello, vamos a ayudarte a volver a comer de forma saludable en una semana.

 

Día 1: Bebe más agua

Comer un alimento alto en azúcar y cafeína no es la solución para la fatiga de tu mañana. No te sientas tentado de romper tu dieta cuando la razón para tu cansancio puede ser la deshidratación. Tu primer objetivo debe ser mantenerte hidratado y listo para combatir la fatiga.

Una buena estrategia para dejar de tomar bebidas altas en cafeína es beber un sorbo de agua con gas cada vez que sientes la necesidad de una de ellas. Este hábito tiene tres buenos beneficios: te mantendrá hidratado, disminuirá tu fatiga y te ahorras calorías innecesarias.

Para saber la cantidad de agua que tu cuerpo necesita, debes dividir tu peso corporal en kg entre 30. Está será la cantidad de agua que tu cuerpo necesita diariamente.

Si notas que es demasiado para ti, recuerda que puedes adquirir agua a través de alimentos como los vegetales y frutas. Algunos alimentos con altas cantidades de agua son: rábanos, pepinos, el calabacín, el berro, entre otros.

 

Día 2: Duplica la cantidad de frutas y verduras

 

El error que cometen muchas personas es siempre centrarse en las comidas que tienen “prohibidas”, en lugar de prestar atención a los alimentos que pueden ingerir. Esto produce que siempre realicen los mismos platos culinarios y se cansen rápidamente de ellos; por lo tanto, es mucho más fácil sucumbir a las tentaciones de romper la dieta.

Para combatir este mal hábito deberías duplicar la cantidad de frutas y vegetales en tu dieta, los cuales reemplazarán los dulces artificiales por los naturales.

Comienza despacio, agregando una fruta en tu desayuno o merienda y luego ve aumentando las cantidades a medida que te sientas cómodo. Verás que en poco tiempo tus comidas serán mucho más creativas y saludables.

Día 3: Mastica más despacio

 

El problema con preparar tus comidas y llevarlas al trabajo es que en la mayoría de los casos comes demasiado rápido, produciendo que tu estómago no se sienta satisfecho con lo que acabas de consumir.

Nuestro consejo es que disfrutes de cada comida. Tómate tu tiempo, no importa si tardas un poco más en tu comida, te sentirás mejor para el final de ella. Esto se debe a que los sensores que se encargan de llevar la información a tu cerebro tardan 20 minutos en hacerlo.

Lo mejor en estos casos es masticar cada bocado con tranquilidad, bajar los utensilios tras cada porción y mentalmente describir lo que te hace sentir cada alimento, de esta manera serás más consciente de lo que comes.

 

Día 4: Sé sincero sobre tu apetito

Para mantener una dieta por un tiempo prolongado es necesario que sepas escuchar a tu organismo y aprender cuando es importante darle lo que requiere.

Muchos de nosotros nos pasamos la vida ignorando las señales que nos da nuestro cuerpo porque no tenemos tiempo para comer o simplemente no es conveniente.

Cuando comienzas a darte cuenta de los signos naturales de tu cuerpo, podrás responder de acuerdo a ellos; además, notarás cuando estás realmente satisfecho.

Cuando quieras darte cuenta comenzarás, a dejar comida en tu plato porque tal vez te serviste demasiado. La buena noticia es que te quedarán sobras para más tarde.

 

Día 5: Repiensa tus opciones al ingerir snacks

Los snacks deberían ser aquellos que te quitan las ansias de comer entre comidas principales, pero no por eso deben ser vacíos en nutrientes.

Cambia tu hábito de comprar snacks altos en grasas o calorías por algunos densos en nutrientes, que contengan proteína y fibra, como vegetales o frutas. De esta manera, podrás alejarte de las supuestas barritas energéticas de chocolate y te acercarás a una vida más saludable.

Además, los snacks juegan un papel importante en tu estado de ánimo, ya que cuanto más consumas, más aumentarán tus niveles de felicidad según un estudio publicado en American Journal of Public Health (Mujcic y Oswald, 2016)

Para crear tus propios snacks saludables, combina frutas, verduras y proteínas. Algunos ejemplos son: plátano con semillas de calabaza o frutos secos, bayas con yogurt o zanahorias con guacamole.

 

Día 6: Come un desayuno más abundante

Estás muy cerca de completar una semana de comida saludable y posiblemente te sientes con mayor energía. En este día, pon toda tu concentración en la primera comida del día, la más importante.

Recargar tu desayuno con carbohidratos provenientes de galletas o bollos es una mala decisión. La razón es que no tienen el poder necesario para llenar tu estómago durante todo el día, lo que producirá que te distraigas, sientas fatiga y experimentes mal humor. En su lugar, deberías comenzar el día con buenos alimentos para hacer frente a tus responsabilidades.

 

Día 7: Encuentra reemplazos saludables

¡Lo has logrado! Una semana entera de hábitos saludables te mantendrá ansioso de comenzar nuevamente este desafío y continuarlo para mantener una rutina beneficiosa para tu organismo. Recuerda que no hace falta hacer cambios drásticos en tu vida para adoptar mejores hábitos, solo debes estar comprometido con la causa.

Durante este último día, puedes pensar nuevas recetas para implementar la próxima semana, porque tus necesidades cambian dependiendo tus deseos y tareas a realizar. Tal vez puedes introducir algunas comidas que deseabas hace mucho tiempo y darles una oportunidad.

El objetivo no es la restricción completa de tus comidas favoritas, sino optar por diferentes ingredientes para suplantar a aquellos menos saludables.

 

Conclusión

Un obstáculo en tu camino solo te retrasará, pero no dejes que te haga renunciar a tus metas. Recuerda que lo más importante es disfrutar de las comidas y no preocuparte tanto al respecto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *