8 HABILIDADES PARA MEJORAR TUS RELACIONES PERSONALES

RELACIONES

Si das una vuelta a tu alrededor prácticamente todas las áreas de tu vida involucran a otras personas, tu pareja, tus amigos, tus compañeros de trabajo, tus clientes, tus familiares, tus vecinos, etc. Constantemente estamos lidiando con personas de todo tipo, teniendo esto en cuenta es importante que reconozcas que para lograr los objetivos en cualquiera de estas áreas, es importante que cuentes con las habilidades sociales necesarias. Estas habilidades te servirán para establecer con mayor facilidad relaciones de mejor calidad y en general te darán las herramientas necesarias para generar un vínculo más fuerte con las personas relevantes en tu vida.

La primera habilidad social es entender a las personas.

Cuando observas que casi todos los aspectos de tu vida involucran a otras personas te das cuenta de lo importante que es reconocer y entender a los demás, para entablar una sólida conexión con otra persona tienes que desarrollar la habilidad de descubrir qué es lo que realmente te apasiona y te motiva, para lograr esto es fundamental que escuches activamente e intentes reconocer la situación desde tu punto de vista. Ojo, esto no quiere decir que concuerdes con todo lo que la otra persona está diciendo simplemente se paciente e intenta entender la perspectiva que te están presentando. Hay dos aspectos que tienes que observar en este punto, lo que te están diciendo verdaderamente y lo que están proyectando corporalmente, a través de buenas preguntas puedes conocer mejor sus intenciones y clarificar lo que están pensando, pero para conocer sus emociones y entenderlas a fondo tendrás que observar su lenguaje corporal, los gestos que realiza cada persona durante una conversación. Te pueden brindar en ciertas ocasiones mucha más información que lo que están diciendo.

La segunda habilidad es expresarse con claridad.

Sin importar en qué punto de tu vida estés, es importante que sepas transmitir tu mensaje de la manera más clara que te sea posible, ya sea con tu familia, tus amigos o en el trabajo, es fundamental que sepas compartir tu punto de vista,  para lograr eso tienes que proporcionar los suficientes detalles para explicar tu perspectiva, pero no saturar con demasiada información, busca que tu punto sea claro, efectivo y preciso para que la otra persona lo pueda entender y también verifica con ella que tu punto fue entendido, si la otra persona no comprendió lo que decías y parece confundida, esto te servirá para seguir clarificando tu mensaje y volverlo a compartir, recuerda estas son habilidades que tendrás que ir desarrollando poco a poco de manera constante

La tercera habilidad es establecer tus necesidades.

Hay un consejo que prácticamente siempre escuché en mi infancia, “solo tienes que ser tú mismo” sin embargo al crecer esto puede ser más complejo si no sabemos quiénes somos, en este punto es importante que comiences a conocerte más a fondo y sobre todo estés muy consciente de que necesitas en tu vida. Una vez que inicies esta investigación podrás tener mucha más claridad de lo que realmente necesitas y con esto te será mucho más fácil comunicarlo, recuerda en cualquiera de tus relaciones no supongas que la otra persona conoce tus necesidades, el insinuar que los demás saben lo que necesitas sólo te llevará por un camino de ansiedad y frustración, por lo tanto comienza a hacer claro con lo que verdaderamente estás necesitando de la otra persona y ten la confianza de expresar tus peticiones cuando sea necesario.

La cuarta habilidad es intercambiar información.

Si hay algo que te molesta en el comportamiento de otra persona es importante que sepas compartir tu retroalimentación, de manera precisa y lo más importante sin ofenderla. Para hablar con una persona con la que tuviste un desacuerdo es importante que compartas tu perspectiva con la intención de ser claro, concreto y sobre todo útil, para solucionarlo no busques culpar a la persona, en cambio intenta ser práctico, razonable y explica lo que ves desde tu punto de vista. Por otro lado también es importante que tú pidas comentarios si observas que algo puede mejorar en la relación, si quieres establecer una conexión sana con otra persona tienes que preguntarle qué está pensando de ti, si no permites que estas personas expresen su retroalimentación, están avanzando en una relación basada en suposiciones, para animarlos a que respondan a tu petición dales tiempo para organizar sus pensamientos a través de preguntas, ayúdalos a que se expresen con mayor claridad, escucha su punto de vista sin sentirte ofendido ni tomándolo personal, solo escucha con la única intención de entender mejor lo que están pensando de ti.

La quinta habilidad es influir sobre los demás.

Tus relaciones se verán recompensadas si logras motivar a otras personas a tomar acción para ser un líder, en cualquier tipo de relación es importante que descubras las necesidades que tienen las otras personas y luego las ayude a cubrir esas necesidades. La influencia es la capacidad de crear un vínculo entre tú y la otra persona, con la intención de ayudarlos a aprender, mejorar, crecer o descubrir cosas nuevas junto contigo. Muchas personas van a querer resistirse a un cambio sobre todo si esto la saca de su zona de confort, sin embargo para mejorar cualquier relación muchas veces algo tendrá que cambiar, a través de la persuasión ayúdalos a entender por qué el cambio es necesario para mejorar.

La sexta habilidad es resolver conflictos.

Los cinco puntos anteriores se vuelven clave cuando las situaciones tensas emergen, cuando una conversación se esté calentando es fundamental que recuerdes las habilidades que observamos previamente. Muchas veces lo fácil es descargar tu furia contra la otra persona, pero para crear una relación exitosa a largo plazo, tienes que ser mucho más sabio que eso. La clave para resolver un conflicto está en saber cómo presentar el problema, muchas relaciones pasan meses e incluso años sin discutir los conflictos por miedo o ansiedad a evitar la confrontación, y el resentimiento se va acumulando. Pero para resolver un conflicto tienen que hablar, tienen que poner el problema sobre la mesa, sentarse pacientemente y explorarlo con claridad. Tendrás que expresar qué es lo que a ti te preocupa y permitir que  la otra persona exprese que le preocupa  a ella, al tener mayor claridad de la  situación, podrán generar juntos soluciones creativas que permitan resolver el conflicto y fortalecer su relación.

La séptima habilidad es trabajar en equipo.

Esto quiere decir que cuando estés en una relación no busques simplemente lo que es mejor para ti, sino que busques lo que es mejor para la relación. Constantemente estamos involucrados en diferentes equipos, tú y tu pareja son un equipo, tu familia es un equipo, tus compañeros de trabajo son otro equipo, tus amistades son un equipo, tu comunidad es otro equipo, tus vecinos son un equipo. Estar en un equipo representa un desafío, porque nunca tendrás el control total del resultado, muchas veces puede ser cansado y frustrante porque las cosas no siempre salen como a ti te hubiera gustado, sin embargo, al reconocer los equipos donde tú eres miembro, podrás comenzar a hacer algo al respecto. Trabajar en equipo significa que te comprometes a estudiar el sistema que une al equipo y a coordinar los esfuerzos.  Para lograr los objetivos que al equipo más le convienen, puede requerir un esfuerzo extra de tu parte. 

La octava y última habilidad es cambiar de rumbo.

Las relaciones estancadas pueden ser lo  peor para las personas involucradas, la  falta de dinamismo hace que las  conexiones se enfríen, por lo tanto tienes  que fomentar que haya cambios planeados  que fortalezcan la relación. Una manera  en la que puedes inyectar novedades  dentro de tus relaciones es creando  nuevos hábitos, busca acciones que rompan  lo suficiente con la monotonía para que  las personas tengan que reaccionar de  una manera distinta, al observar este  cambio te darás cuenta que la  flexibilidad puede ayudar a que las  relaciones prosperen con mayor  intensidad, sin embargo este punto  también tiene sus riesgos, es importante  que conozcas profundamente a los  miembros de la relación para que el  cambio que propone sea principalmente  para que todos mejoren y no directamente  para perjudicarlos. Los cambios inteligentes que integres ayudarán a que tus relaciones fluyan con más potencia, en conclusión, te presento un resumen de las habilidades sociales que te servirán para mejorar tus relaciones, entender a las personas, expresarse con claridad, establecer tus necesidades, intercambiar información, influir sobre los demás, resolver conflictos, trabajar en equipo y cambiar de rumbo.  Recuerda que el desarrollar estas habilidades requerirá de mucho esfuerzo de tu parte, pero ahora te toca a ti comenzar a aplicar estos conceptos y darle este  nuevo enfoque a las conexiones humanas  que quieras mejorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *