BEBIDAS ENERGÉTICAS, ¿QUE LE HACEN A TU CUERPO?

BEBIDAS ENERGÉTICAS

Seguro que más de una vez has tomado una bebida energética para continuar estudiando, puede que incluso la hayas mezclado con alcohol para aguantar más tiempo en una fiesta, pero te aseguro que luego de leer esta información no las volverás a mirar de la misma manera. Hoy te contaremos que le pasa a tu cuerpo cuando tomas bebidas energéticas. Pero si queremos ser más puristas aclararemos que estamos hablando de bebidas sin alcohol con sustancias estimulantes que disminuyen el cansancio y que además aumentan la habilidad mental y la resistencia física, genial es perfecto es la piedra filosofal de los muggles. El problema es que en una sola de estas bebidas encontramos una cantidad de cafeína equivalente a más o menos cuatro tazas de café o unas seis tazas de té o cuatro bebidas de cola, piénsalo ¿sería esa la cantidad de refresco que deberías un día normal? a que no! pues espera a ver los efectos que tiene sobre tu cuerpo. La cafeína necesita solo 10 minutos para llegar al torrente sanguíneo, para entonces la tensión arterial ya ha empezado a incrementarse al igual que tu ritmo cardiaco, así que prepárate porque pasados 45 minutos la cafeína en sangre aumentará tanto que empezarás a notar los primeros efectos. Por ejemplo estarás mucho más concentrado más despierto más alerta será fantástico hasta que te del bajón claro, ¿no contabas con él? pues tranquilo que ahora vamos a ello, cuando tu cuerpo ha absorbido por completo la cafeína a tu hígado le saltan las alarmas y responde como un estudiante en plenos exámenes de junio absorbiendo azúcar como un loco, las consecuencias, en aproximadamente una hora los efectos de la cafeína empezarán a disminuir y vas a experimentar el temido bajón de azúcar, pasarás de la euforia a la tristeza y de la hiperactividad al cansancio mucha rapidez. Si consumes estas bebidas de forma habitual y han pasado horas desde que tomaste la última sentimos comunicarte que tendrás que prepararte para el famoso síndrome de abstinencia, ya sabes dolor de cabeza, mal humor, irritabilidad, incluso náuseas y estreñimiento, depende de cada persona y es que tienes que admitirlo en algún momento pensaste que, lo de engancharte a estas bebidas podía acabar bien. Hemos hablado de los efectos nada buenos de la cafeína sobre el cuerpo y también de las sensaciones nada buenas cuando esta desaparece, pero aún nos falta comentar el verdadero veneno que te estás metiendo en el cuerpo: azúcar, si esa sustancia que el chef Jamie Oliver catalogada como veneno blanco, el exceso de azúcar provoca acidez, indigestión y mala absorción en las personas con enfermedades intestinales. Teniendo en cuenta que una lata energética puede contener hasta 200 calorías y 50 gramos de azúcar, es una auténtica bomba calórica y no viene bien a tu salud ni a tu línea, así que si no lo haces por una al menos hazlo por la otra. Si después de todo lo que te hemos contado aún estás pensando en mezclarlo con alcohol es que tienes un grave problema de inteligencia emocional, por un lado, el alcohol es un depresor y por otro las bebidas energéticas son estimulantes, la mezcla de ambas no augura nada bueno. Depende de la persona, pero los efectos más típicos suelen ser los de deshidratación, hipertermia, taquicardias, arritmias, broncoaspiración respiratoria por vómito incontrolado y si nos ponemos en lo peor, una parada cardiaca, alteración de ritmo cardiaco, palpitaciones, hipertensión arterial. Además, las consecuencias de las bebidas energéticas para tu cuerpo no se acaban aquí, al ingerir entre 300 y 500 gramos de cafeína podrías sufrir una sobredosis lo que se traduce básicamente en que vas a empezar a tener espasmos, temblores, insomnio e incluso algún trastorno gastrointestinal. Poniéndonos de nuevo en el peor de los casos podrías acabar sufriendo un ataque al corazón y adivina cuántos gramos suelen tener las bebidas energéticas ya te lo decimos unos 300 gramos justo al límite. Aunque parezca mentira después de todo lo que te hemos contado el verdadero problema de estas bebidas es que saben bien son dulces y si su sabor resulta agradable, es muy fácil consumirla en tragos largos, aunque el café te gusta disfrutarlo en pequeños sorbos, claro igual que el té y eso puede ser por dos cosas o porque está a una temperatura propia del desierto del Sahara en agosto o porque su sabor resulta un poco amargo. Con las bebidas energéticas no tenemos ninguno de esos dos impedimentos a la hora de dar ese trago, por lo que es más probable que sea una de ellas y no un café la que te lleva a urgencias. Como habrás podido comprobar efectivamente estas bebidas energéticas te dan alas pero si no quieres que sus alas te lleven al cementerio consúmelas con moderación o mejor aún.. no las consumas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *