ABUELITOS: EL ALTO RIESGO DE CONTAGIARSE DEL CORONA VIRUS

ABUELO

Expertos médicos concuerdan que es difícil para los abuelos practicar el distanciamiento de dos metros entre miembros de la familia

 

De acuerdo con los doctores, la salud de los abuelos puede estar en alto riesgo, ya que algunos niños no mostrarían síntomas del coronavirus,

El compromiso moral de cuidar a sus dos nietas es más importante para una abuela de Santa Ana, que el temor a contagiarse con el coronavirus, ya que dice no tener otra opción.

“Yo tengo que cuidarlas, son mis nietas, y pues Dios me ha de ayudar porque soy la que me encargo de ellas dos. Su mamá trabaja y tenemos que salir así”, dijo María Ramírez.

Ramírez tiene 66 años de edad, y con el aumento de casos de COVID-19 se encuentra en el grupo de alto riesgo, como muchas personas de la tercera edad que cuidan a sus nietos.

Ahorita nomás nos cubrimos la boca, nos lavamos las manos, tratamos de estar lo más limpios que podemos, y no tocamos cosas”, señaló Ramírez. 

La comunidad médica ha estado advirtiendo que los abuelitos ponen en peligro sus vidas al exponerse a los niños, quienes pueden ser portadores silenciosos del virus.

“La posición que hemos tomado es recomendar que los abuelos no cuiden a los niños. Los abuelos tienen un riesgo muy grande de infectarse”, dijo Antonio Carbayo, doctor de medicina familiar.

Él y otros expertos de salud concuerdan que es difícil para los abuelos practicar el distanciamiento de dos metros entre miembros de la familia, sobre todo con los niños.

El doctor Carbayo dijo que para los abuelos que no tienen la opción de dejar de cuidar a los nietos, se pide que sigan los pasos de higiene recomendados desde que surgieron los contagios de COVID-19.

“Lavarse las manos frecuentemente, evitar tocarse la cara, procurar no reunirse con otras personas, especialmente si están enfermas, pero primordialmente lavarse las manos”, indicó Carbayo.

Las autoridades piden a los padres de familia que busquen otras opciones para el cuidado de sus niños, en lugar de que lo hagan los abuelos, pero muchos no se pueden dar ese lujo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *