3 MANERAS DE MIMAR TUS PIES

PIES

Desde la reflexología hasta el baño de pies, algunas formas de brindarles algo de cariño a los pies doloridos.

Se trata, sin lugar a dudas, de un par de caballos de batalla que damos por sentado. Una encuesta de la American Podiatric Medical Association (APMA, asociación médica de podología de Estados Unidos), descubrió que la mayor parte del cuidado de los pies se limita a cortarse las uñas. Mayormente, “las personas en general descuidan sus pies hasta que les causan algún problema”, afirma Lori S. Weisenfeld, una podóloga deportiva de la ciudad de Nueva York. Estas son formas de mostrarles un poco más de cariño o encontrar algo de alivio para tus pies si te duelen o los sientes cansados.

Prueba la reflexología

Esta opción, a menudo malinterpretada en el menú de un spa, se basa en la idea de que la presión en puntos específicos del pie puede mejorar el funcionamiento de ciertos órganos y glándulas. Aunque hay varias teorías sobre cómo funciona la reflexología, algunos estudios sugieren que los beneficios de la reducción del dolor provienen de la estimulación, a través de la presión o del masaje, de puntos específicos en los pies o las manos que afectan las terminaciones nerviosas y el sistema nervioso central.

A pesar de que la reflexología puede ser tan placentera como un masaje, no son exactamente lo mismo. “No se trata solamente de mimarse; es más profundo que eso”, afirma Christine Issel, reflexóloga certificada y cofundadora de la American Reflexology Certification Board. En general, dice ella, “no se usan herramientas, solamente las manos del reflexólogo que aplican presión sobre diferentes puntos reflejos en los pies. Debe ser profundamente relajante, sin dolor”.

Durante la sesión, te sientas en una silla reclinable o sobre una mesa de masaje mientras un reflexólogo aplica una presión suave en áreas específicas de la parte superior, la parte inferior y los lados de los pies. Una sesión de 60 minutos cuesta desde $50 hasta más de $120. Asegúrate de revisar las credenciales del profesional para cerciorarte de que está certificado por la American Reflexology Certification Board. Para encontrar un reflexólogo cualificado en tu área, visita el American Reflexology Certification Board (arcb.net) y la Reflexology Association of America (reflexology-usa.org).

Realiza algunos estiramientos

Estos estiramientos son fáciles de hacer, ayudan a aliviar la tensión y fortalecen los músculos profundos de la planta del pie. Y lo que es mejor: cada uno de ellos sirve también como un automasaje de los pies.

  • Coloca una pelota de tenis o lacrosse en el suelo. Empieza cerca del hueso del talón y mueve la pelota hacia la base de los dedos. Hazla rodar hacia adelante y hacia atrás, después de lado a lado y nuevamente de adelante hacia atrás durante dos minutos y medio. Haz lo mismo con el otro pie.
  • Párate cerca de una pared con un pie detrás del otro. Tu rodilla de adelante debe estar ligeramente doblada y la de atrás debe estar recta, con el talón sobre el suelo. Inclínate hacia adelante suavemente y mantén la posición durante 30 segundos para estirar los músculos de la pantorrilla, los que a su vez influirán en los tendones y los músculos del talón. Repite del otro lado.
  • En posición sentada, usa los dedos de los pies para recoger objetos pequeños del suelo, por ejemplo unas bolitas, lápices, o incluso una toalla.
  • Permanece de pie con los pies separados a la anchura de tus caderas, las manos a los lados (las personas que hacen yoga reconocerán esta postura como la pose de la montaña). Mantén los pies apoyados sobre el piso y levanta y separa todos los dedos de ambos pies. Vuelve a comenzar y levanta los dos dedos gordos a la vez. Intenta también levantar los otros dedos en secuencia, trabajando hasta seis veces cada dedo, sugiere Sherry Brourman, fisioterapeuta y terapeuta de yoga de Santa Mónica, California.

Date el gusto de una pedicura

Más que solo una manera de embellecer las uñas de los pies, un servicio de pedicura puede aportar una buena dosis de cariño a tus pies en forma de masaje y relajante baño de agua caliente, sin mencionar el pulido exfoliante (y sí, los hombres piden las versiones sin esmalte). Algunas advertencias: elige un salón de belleza que esterilice sus instrumentos en un horno autoclave (es similar a un pequeño microondas), o compra tu propio juego de instrumentos, señala Weisenfeld. “Pídele a tu pedicuro sugerencias sobre qué comprar”, agrega. Y en la primera visita mira a tu alrededor para comprobar si los puestos de servicio están limpios, si la técnica en uñas se lava las manos después de atender a cada cliente y si el spa usa cubiertas de plástico desechables para mantener higiénico el baño de pies.

En casa, prueba a remojar los pies en agua caliente y sales Epsom cuando los tengas doloridos o cansados. No es necesario que inviertas en un spa para pies, pero uno mantendrá el agua caliente más tiempo y el hidromasaje tendrá beneficios terapéuticos, señala Diane Koshimune, portavoz de APMA. Para quitar las durezas de la piel usa una piedra pómez, una lima PedEgg o un exfoliante en un baño de agua tibia una vez a la semana. Aplícate un humectante inmediatamente después de lavarte y secarte los pies.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *